Anécdotas montañeras: Un afilador en Bulnes

Publicaciones, cine y lecturas sobre la montaña
Reglas del Foro
Aquí tiene las normativas generales. Por favor respételas y, entre todos, conseguiremos un foro mejor organizado.
Responder
Alberto
Mensajes: 3610
Registrado: Mié Nov 06, 2002 5:31 pm
Ubicación: BULNES - GIJON
Contactar:

Anécdotas montañeras: Un afilador en Bulnes

Mensaje por Alberto » Dom Dic 12, 2004 7:10 pm

Extraigo de entre los muchos artículos recopilados por El Noy y El Boti, uno firmado por un para mí desconocido Agustín Sánchez que fue editado en la revista Ski. Desgraciadamente no pone fecha ni de su edición ni mucho menos de cuando se desarrollan los hechos que a continuación comentamos, de todos modos hay un referente que podría llevarnos al momento, y es que hace mención al Sr. Medina al cual supongo los mas viejos de este foro recordaréis dando los partes de la meteo en T.V. ¿principios de los 70? No recuerdo bien. Lo que sí es seguro es que ha sido antes de la llegada del hombre a la Luna como podréis ver en el escrito. Pero….vayamos al lugar de los actos y a los hechos en sí.

“Aquellos días también nosotros habíamos ido hacia la montaña. Componíamos la expedición mi esposa, los sobrinos Eloy y Guille, los hijos de éstos, tres diablillos con mucho “ángel”, y el que estas líneas escribe. No era la primera vez que nos dejábamos seducir por el embrujo de las sierras y la meliflua llamada de la cordillera. ¿Qué anécdota nos depararía esta salida?

El estado atmosférico no estaba a punto; además, el señor Medina, había presagiado un empeoramiento para el atardecer. Por otra parte, nos advirtieron que un desprendimiento obstruía el paso, si bien el señor cura había logrado superar el obstáculo en su semanal desplazamiento de apostolado. Sin embargo, una vez comidos a la orilla del Cares, hacia las tres de la tarde partimos para Bulnes.

Una senda serpenteante, atrevida, sólo para ser hollada por el hombre y el rebeco, o acaso en algunos trechos por el borriquillo, relaciona aquel pueblecito, mejor diríamos aquel nido de águilas, con el resto del mundo. Menos de dos horas de recorrido por un paraje de virginal encanto y salvaje belleza. El áspero camino avanza ciñéndose a la apocalíptica topografía; ya discurre sobre una gravera de un flanco; ya esquiva la inoportuna roca que sale al paso; ora le hace frente, siendo el lecho del sendero la desnuda caliza. Siempre trepando hacia la altura con espeluznante desnivel. Y siempre mecidos por el ruidoso torrente del río Bulnes, blanco de espuma a causa de las quebraduras que ofrece su curso. A Bulnes se va de una escalada, suele decirse. Frase que, implícitamente, revela la dificultad del recorrido.

Yo avancé con los rapaces, auténticos montañeros en agraz.
El sendero no cede en desnivel. Aquí ofrece sólo un estrecho paso entre la roca y el abismo; más allá, unido a aquella circunstancia, el piso es de agudas piedras fijas que emergen ofreciendo complicado relieve; hay que pisar sobre los vértices para subir la extraña escalera. Y fue aquí, ¡¡precisamente aquí!! donde nuestros ojos asombrados vieron ¡como un espectro! lo que jamás hubieron soñado ver.

La llegada del hombre a nuestro satélite, caso de ser ello posible, despertaría un justificado motivo de admiración; más será ésta una admiración “prefabricada”. Algo así como el hallazgo de la bomba de Palomares.

Pero que un hombre vestido de vetusta pana, afilador de oficio y conduciendo un sólido mecanismo desprovisto de amortiguadores, se enfrente con nosotros por aquellos vericuetos, ¿no es para sentirse alucinado ante semejante aparición?

¿Cómo es posible que esta pintoresca estampa haya incluido en su peregrinar tan duro y extraño itinerario? Porque la mísera y remota aldea serrana muy poca compensación puede ofrecer a su industria “aéreo – transportada”.

Y, dando de lado al mentís por nuestra hazaña ante la amable silueta del afilador que de Bulnes bajaba, nos queda el enigma: ¿Cómo se las arregló para subir este Bahamontes del monopedal?

AGUSTÍN SÁNCHEZ


Como este era el artilugio que los asombrados caminantes se encontraron y la verdad es que no es para menos.

Imagen
alberto rodríguez montes
www.casadelchiflon.com

Avatar de Usuario
fede
Mensajes: 727
Registrado: Jue Jun 10, 2004 3:34 pm
Ubicación: Gijón

Mensaje por fede » Dom Dic 12, 2004 7:30 pm

Tienes la versión montañera de la lámpara de Aladino, Alberto. ¡Qué historias y anécdotas!, ¡un tesoro!.

Yo sí que recuerdo perfectamente a los Medina del tiempo. :( :roll:

Lo del afilador por el antiguo camino de Bulnes, acojonante... ¡no pesaría nada un artilugio de esos!.

David León
Mensajes: 2227
Registrado: Vie Sep 19, 2003 12:15 am
Ubicación: León - Zamora

Mensaje por David León » Lun Dic 13, 2004 12:24 am

:shock: buena senda la de Bulnes para dar un paseo con el traste ese :lol: :lol:

laylo
Mensajes: 527
Registrado: Jue Sep 23, 2004 11:09 am

Mensaje por laylo » Mar Dic 14, 2004 6:55 pm

Bien achuchadas las pasasteis los de aquella epoca,eh?

Lo que habia que hacer pa ganase el cocido!!!!!!!!!

Un saludo.

Avatar de Usuario
Folok
Mensajes: 1395
Registrado: Sab Abr 19, 2003 6:55 pm
Ubicación: Xixón

Mensaje por Folok » Mar Dic 14, 2004 11:29 pm

¡Qué anécdota más simpática! eso sí que era un montañero de los de verdad, aunque pertenecía a una estirpe más dura y aguerrida todavía: la de los afiladores, aquellos entrañables andarines que nos reclamaban con la sinfonía pastoril de sus flautas y se pateaban cualquier rincón de España por muy recóndito que éste fuera. Y al caso me remito.

gonzaloriestra
Mensajes: 1
Registrado: Lun Ago 03, 2020 7:38 pm

Re: Anécdotas montañeras: Un afilador en Bulnes

Mensaje por gonzaloriestra » Lun Ago 03, 2020 10:57 pm

Hola! Hoy hice la ruta a Bulnes y a la vuelta mi padre me contó lo del afilador, y que un tío suyo había publicado el relato. Resulta que era uno de los tres "diablillos". Cree que fue en 1969.

elisa
Mensajes: 173
Registrado: Mar Sep 30, 2008 3:05 pm

Re: Anécdotas montañeras: Un afilador en Bulnes

Mensaje por elisa » Jue Ago 13, 2020 11:11 am

Gonzalo, es estupendo que hayas puesto fecha a una historia tan curiosa. Con el dato que aportas aumenta el interés del relato recogido por Alberto, un documento que nos transporta a un mundo completamente desaparecido. ¡Gracias!

Responder

Volver a “LITERATURA Y CINE DE MONTAÑA,...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados