Página 1 de 1

Alcordanzas d'El Tolleyu

Publicado: Mar Ago 06, 2019 7:52 am
por Ramón Sordo Sotres
ALCORDANZAS DEL TOLLEYU

(Recuerdos de una importante vega de El Puertu Cangas escritos en el habla de la tierra)

Ello qu'en 1999 entrevisté n'Andrín, el pueblu de Llanes onde vivía, a José Gutiérrez Suero, qu'era nacíu de Camonéu Cangas cuando emprecipiaba el siglu XX.
José cuntómi cómo era la vida nel Puertu Cangas, que son los montes altos onde llevan el ganáu casi tolos pastores del conceyu Cangas (o Cangues, como se llama n’otros pueblos del municipiu); elli diba a dos vegas, Enol en primavera colas vacas solas (alcordábase de cuando entamó la carretera), y en veranu, cuando se subían los otros animales, a El Tolleyu, que ta al merudía de los Llagos d'Enol y e una de las vegas más altas del puertu. Taba nella jasta según el tiempu, porque va cien años n’otubre taba pior qu’agora, pos caían unas nevadas morrudas. Subió al Tolleyu jasta los deciséis años.
Alcordábase de nombres de barrios del so pueblu como El Jaedu, Las Cuerres, Los Cuetos y Sogaedu; de Las Canales, un atayu pa subir de Llanu Con a Camonéu; de topónimos del camín del puertu, como Piedralluenga, El Colláu Jermosu, El Aspra, La Frecha y La Caña Valles; de nombres antigos de vegas (L'Arcina, Bujarrera, Comella, Gumartini, Jorcáu, Oberdón, Sornín) y tamién de los nombres de dos cables iguaos pa baxar el mineral de La Mina Bujarrera, qu'eran el Cable Poli y el Cable Altamira.
Amás, tenía memorias de que la peña más alta e Peña Santa onde ta la nieve siempre, duru como una roca, e lo que da agua a las juentes nel Puertu, dixo, p'atrás hai más peñas pero no sabía cómo se llamaban.
Alcordóse tamién de pastoras y pastores que taban nas vegas del Puertu (o brañas, otru nombre que-yos dio): en Resecu Arriba solu taba un vieyín de Llabra que llamaban el tíu Xiquín de Madalena; en Jorcáu, la braña última del Puertu Cangas, trabayaba con namás vacas Perico el de Polu, de Llanu Con; Regina, de La Gusteriza, taba en Tolleyu con una jiya y era, diz, una gran pastora y tenía muchas vacas; a Ceñal diban, de Camonéu, Pino y Cion, que taba viuda y subía más bien el jiyu.
Parlló d’arnios, duernas, talameras… y de cuando rastró piedra nunas angarillas de madera pa jacer la so cabaña, cabaña que m’ensiñó un pastor d’El Tolleyu muchos años dempués, muchos muchos.
De los animales jabló tamién: las oveyas, las vacas, los gochos, las cabras, qu'estas diban corrientemente al Porru Curelles. Si llovía como si no llovía tenían que mecer. La oveya daba más trabayu que la cabra qu'e mui llimpia, la oveya e más puerca. Perros cada pastor tenía el suyu, al perru el pastor lu quería tantu como a una vaca, porque valía muchu, no e que matara al llobu pero siempre lo tornaba.
Y e qu’el llobu era un problemón, igual corría nuna noche cinco o seis leguas (esa joi la midía de llargor que mi dixo), no paraba, venga a saltar, tien un modu d’andar a saltos; los pastores defendíanse d’elli con perros, dando voces unos con otros o con unos aparatos que tocaban pa meter muchu ruidu, muellos que-yos llamaban, jechos de un suponer bígaros de la mar.
Otra manera, a los pastores d’El Puertu Cangas ayudába-yos muchu la Mina Bujarrera, porque daba el comestible mui arregláu y entós ellos compraban muchu nas cantinas d’ella; a los ingleses, qu’eran los amos de la mina, ello no-yos gustaba, no querían que dieran a los pastores nada pero como los cantineros eran "paisanos nuestros" pos dában-yoslo igual qu’a los mineros y amás, si se quebraba un animal, tando vivu compraban la carne. Na mina trabayaban hombres y muyeres.

Ramón