PEÑAS ARRIBA

Publicaciones, cine y lecturas sobre la montaña
Reglas del Foro
Aquí tiene las normativas generales. Por favor respételas y, entre todos, conseguiremos un foro mejor organizado.
Responder
Dumbi
Mensajes: 376
Registrado: Mar Mar 25, 2003 8:15 am
Ubicación: Puente San Miguel
Contactar:

PEÑAS ARRIBA

Mensaje por Dumbi » Dom Sep 28, 2003 5:45 pm

Este es un fragmento de la novela PEÑAS ARRIBA escrita por José María de Pereda a finales del siglo XIX pero que mantiene su vigencia hoy en día.

Les pediría a los cántabros del foro o a todo aquél que conozca la zona de Tudanca y Polaciones para que me ayude a localizar el lugar donde Don Sabas y Marcelo nos desciben de manera tan maravillosa el paisaje.

"Al fin llegamos arriba, yo por milagro de Dios, siguiendo gateo a gateo los de Don Sabas; pero muerto de cansancio y empapado de sudor.
- Reposa unos momentos -me dijo el cura allí-; pero con los ojos cerrados, ¡y cuidado con abrirlos hasta que yo mande!

Más por necesidad que por obediencia, cumplí al pie de la letra el mandato de don Sabas. Estuve largo rato tumbado en el suelo, boca arriba y con ambas manos sobre los ojos, porque solo así encontraba el absoluto descanso que me era indispensable entonces. Sentía fuertes latidos en el corazón, que repercutían en las sienes, y al vivo compás de este golpeteo funcionaban mis pulmones.

Cuando uno y los otros volvieron a su ritmo sosegado y normal, llamé a don Sabas y me puse a sus ordenes. Estaba muy cerca de mí, encaramado en una peña en la actitud de costumbre y empezando a embriagarse por los ojos, y no sin motivo ciertamente.

-Arrímate un poco acá -me dijo desde su pedestal calizo con manchones de musgos y poco más alto que yo-. Arrimate, contempla... ¡y pásmate Marcelo!

Habíamos subido por el Oeste de la montaña, que es el lado por donde las hay mayores que ella, y el panorama con que me brindaba el cura se veía por las otras vertientes; es decir, que era cosa nueva para mí y recién aparecida ante mis ojos. Particularmente hacie el Este y hacia el Norte parecía no tener límites a mi vista, poco avezada a estimar espectáculos de la magnitud de aquél; y era de una originalidad tan sorprendete y extraña, que no acertaba a darme cuenta cabal ni de su naturaleza ni de su argumento. Por el Sur se dominaba el hermoso valle de Campoo, ya en otra ocasión visto y admirado por mí; en la misma dirección y más lejos, los tonos pardos de la tierra castellana; más cerca, el Puerto de marras con sus monolitos descarnados y su soledad desconsoladora. Al Oeste, y asombrándolo todo con sus moles, Peña Sagra y los Picos de Europa separados por el Deva, cuya profunda y maravillosa garganta se distinguía fácilmente en muchos de sus caprichosos escarceos entre los peñascos inaccesibles y fantásticos de una y otra ribera; y más allá del Deva, en sus valles bajos, según iba informándome don Sabas con el laconismo y el modo con que señala el maestro de escuela con una caña en un cartel las sílabas a sus educandos, una buena parte de la provincia de Asturias.

Pero lo verdaderamente admirable y maravilloso de aquel inmenso panorama era cuanto abarcaban los ojos por el Norte y por el Este. En lo más lejano de él, pero muy lejano, y como si fuera el comienzo de lo infinito, una faja azul recortando el horizonte: aquella faja era el mar, el mar Cantábrico; hacia su último tercio, por la derecha, y unida a él como una rama al tronco de que se nutre, otra mancha menos azul, algo blanquecina, que se internaba en la tierra y formaba en ella como un lago: la Bahía de Santander. Pero es el caso (y aquí estaba la verdadera originalidad del cuadro, lo que más me desorientaba en él y me sorprendía) que la faja azul se presentaba a mis ojos mucho más elevada que el perfil de la costa, y que con ella se fundían otras mucho más blancas que iban extendiéndose y prolongándose hacia nosotros, quedando entre la mayor parte de ellas islotes de las más extrañas formas; picos y hasta cordilleras que parecían surgir de una repentina inundación."

Un saludo.
GUAU.
Jose.

Luis L.
Mensajes: 39
Registrado: Jue Nov 07, 2002 11:55 am

Pereda

Mensaje por Luis L. » Dom Sep 28, 2003 9:33 pm

Hola Dumbi. A bote pronto se me ocurre que deberían andar por algún pico de la Sierra del Cordel, entre el Cueto La Horcada y el Pico Liguardi (quizá en el Cueto Iján, el más norteño). Cerca de allí anduve ayer precisamente, viendo amanecer y oyendo bramar a los venados.

La descripción es coincidente. Al Sur Campoo; hacia el este puede llegar a verse la bahía de Santander y hasta más lejos; hacia el Noroeste Peñasagra; hacia el Oeste los Picos de Europa y Cordillera Cantábrica y hacia el Norte un buen cacho de Cantábrico y “el puerto de marras con sus monolitos”, que supongo se referirá a los puertos (pastos de altura) de Sejos y a los menhires allí existentes.

Las vistas son, efectivamente, muy buenas. Tiré unas fotos; a ver si algún día las cuelgo en esta gueb.

Un saludo, Luis.

Jose m.
Mensajes: 2543
Registrado: Sab May 31, 2003 5:49 pm

Mensaje por Jose m. » Lun Sep 29, 2003 7:54 am

Yo creo que cuando dice que al sur está el puerto de marras con sus monolitos descarnados, se refiere al collao de Sejos; así que solo hay un pico al norte de ese collado desde el que se ve tal panoramica: el Cuetu la Concilia.
Saludos.

Invitado

Mensaje por Invitado » Lun Sep 29, 2003 9:55 am

Fectivamente. Me aceleré: el puerto que cita está al Sur y entendí al Norte. Me despistó que dice que subió a la montaña por el oeste que es "por donde las hay mayores que ella". Usté perdone. Soy Luis L.

Avatar de Usuario
puertochico
Mensajes: 1585
Registrado: Vie Feb 21, 2003 5:29 pm
Ubicación: Santander

nuestras peñas

Mensaje por puertochico » Jue Oct 02, 2003 4:54 pm

Habré leído Peñas Arriba un montón de veces, casi tantas como Sotileza, y siempre le he dado vueltas a las famosas excursiones por la cordillera. Un buen día adquirí el libro Pereda. Biografía de un novelista, de Benito Madariaga, y en el hay un capitulo dedicado a este tema. Si pensáis que me sacó de dudas, lamento deciros que no fue así, mas bien todo lo contrario. Lo que si me quedó claro es que Pereda no pateó la cordillera en su vida, y aún así nos describe tan bien el entorno, que quien no haya estado allí no duda que es un apunte de la realidad. El conocimiento que Pereda tiene de aquellas montañas y puertos se lo debe en gran parte al Sordo de Proaño, Ángel de los Ríos, quien con toda seguridad si había pateado todas aquellas sierras. Como muestra un botón, de los párrafos transcritos por Dumbi entresaco este:
-Arrímate un poco acá -me dijo desde su pedestal calizo con manchones de musgos y poco más alto que yo-. Arrimate, contempla.. ¡y pásmate Marcelo!
Cualquiera que haya subido a la Sierra del Cordel o La Concilla, me da igual, sabe que en aquellas cumbres la caliza brilla por su ausencia, solamente en la sierra de Peñalabra aflora en abundancia a media ladera, nunca en la cumbre.
No obstante, el lugar que, para mi, mas se ajusta a la descripción es el Cueto de La Horcada aunque evidentemente Sejos queda al norte, amén de otras inexactitudes. Descarto la Concilla porque desde ella no se ve el todo Campoó. Esa es mi opinión al respecto.
¡Mas opiniones enriquecedoras foreros!
P.D. En el referido libro se sitúa tal punto en el cordal que va del Tres Mares a Peñalabra. No me creo que Pereda, aunque fuese de oidas, hubiera pasado por alto la zona de La Pernía y Fuentes Carrionas, que tan magnificas vistas tienen desde allí.
saludos desde La Montaña.
víctor.
(In honorem) - Se ha de volver.

Responder

Volver a “LITERATURA Y CINE DE MONTAÑA,...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 8 invitados