Permitidme tutearos, imbéciles

Publicaciones, cine y lecturas sobre la montaña
Reglas del Foro
Aquí tiene las normativas generales. Por favor respételas y, entre todos, conseguiremos un foro mejor organizado.
Avatar de Usuario
Adolfo Cuetara
Mensajes: 755
Registrado: Mié Oct 26, 2005 7:50 pm

Mensaje por Adolfo Cuetara » Dom Ene 13, 2008 7:30 am

Muy de acuerdo contigo, Alejandro.
El tema me quita tiempo y esfuerzo diariamente por mi hijo y su profesora pero esto no viene a cuento ahora.
Lo que si me da mucho que pensar es en lo de la sociedad actual, que lo quiere todo sin esfuerzo.
Hay que ver eso como ha cambiado sólo en los últimos 15 años.
Es tendencia natural en el ser humano buscar el mínimo esfuerzo, el ahorro de energías, es parte de nuestro pasado evolutivo y una norma de supervivencia, pero eso funciona, paradójicamente, si no se consigue nunca.
Y es que ahora debe ser que se vive muy bien, y además parece que si no consigues que todo se te dé hecho es que eres un fracasado, frente a lo que era la persona que partiendo de cero llegó a tanto por sí mismo.
Por otro lado, aprovechando que esto es así, que la sociedad lleva esa tendencia, a poco que tengas capacidad de trabajo, gratuidad en el esfuerzo y no repares en lanzarte a pelear por lo que quieres, triunfas y llegas allá con menos competencia que antes, aunque objetivamente no lo tengas tan difícil como en tiempos de postguerra.
Debe ser porque en el reino de los ciegos, el tuerto es el rey.

Un saludo

Avatar de Usuario
antonio:
Mensajes: 936
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:07 am
Ubicación: El destierro

Mensaje por antonio: » Dom Ene 13, 2008 6:58 pm

Pues a mí me pasa algo parecido a lo de Alejandro. El tema me incita a intervenir, pero su complejidad me induce a retraerme. No me gusta nada tratar temas tan complejos de forma simplista o recurriendo a burdas generalizaciones.

Por otro lado, no me gustan las derivas que suelen provocar la mezcla de simplismo y de prejuicios. Como ya ha ocurrido aquí, una de las derivas más típicas y tópicas son los intercambios de culpabilidades en clave dualista de padres versus profesores. No me interesa esa pseudo-dialéctica, que suele estar cargada de elusión de responsabilidades y a veces de cierto resentimiento.

Para evitar lo anterior, lo que yo haría antes de meter el dedo en el ojo ajeno es hacer un reconocimiento del enorme valor que encierra la tarea de educar, ya sea la de los padres para con los hijos o la de los profesores con los alumnos. Si no percibo ese reconocimiento sincero en mi interlocutor, entiendo que no se dan las bases para discutir sobre educación y enseñanza de forma civilizada.

Con estas premisas, intentaré aportar algo más al debate con el pudor y el temor de caer yo también en el simplismo por falta de espacio y de tiempo.

Modelos anteriores de enseñanza.- También considero que todo sistema de enseñanza es un reflejo de la sociedad en la que se inserta. En la época de la dictadura, el sistema estaba impregnado de elementos muy autoritarios. Ocasionalmente, ese autoritarismo podía dar lugar a violencia física (el “palo y tente tieso”), pero “ocasionalmente”. Aún así, con los límites que imponía dicho sistema autoritario, muchos profesores (imposible saber cuántos) se esforzaban por enseñar con humanidad, dignidad y honestidad y dejaban una huella positiva en sus alumnos. Porque la docencia, o la relación educativa si se prefiere, tiene una “bondad” inherente que le permite conservar valores positivos en cualquier sistema. Por supuesto, tanto más cuanto más empeño pone cada profesor en resistir la presión conjunta del sistema social y del sistema escolar. Y si no, ¿cómo diablos se puede haber tenido una “buena” educación en cualquier época y circunstancia histórica?

En ese contexto autoritario aprendimos los de mi edad sin que se haya resentido nuestra personalidad y nuestro cerebro hasta hacernos irrecuperables. Pero, además, el sistema autoritario nos hizo, en cierto modo, una especie de favor no deseado: aprendimos a reconocer lo que era el autoritarismo sin tapujos y a enfrentarnos a él (aunque fuera casi siempre con mucha ingenuidad y confusión). Lo que no pudimos aprender es lo que era la democracia y la civilidad. Creíamos que ser antiautoritario era ser demócrata. Craso error (a veces terrible error). También creíamos que para combatir el autoritarismo social y académico había que implantar el igualitarismo, el proteccionismo y el voluntarismo. De esa creencias simplistas vino (en cierto modo) la LOGSE y vinieron muchos lodos de la sociedad actual

Modelo LOGSE de enseñanza.- Por mi experiencia escolar y por mi formación pedagógica defendí este sistema en su momento y llegué a estar bastante comprometido en su desarrollo en Cantabria. Hay un aspecto de ese sistema que sigo defendiendo: era necesario evitar la segregación temprana del alumnado e implantar mecanismos para que todos los adolescentes tuvieran acceso a una cultura básica. De ahí vinieron las medidas de integración, atención a la diversidad, educación compensatoria, etc. Las intenciones, como casi siempre ocurre con las leyes (también la anterior de Villar Palasí) eran buenas. Pero, a la luz de los años que llevo dando clase en ESO y bachillerato, creo que el sistema “se nos ha ido de las manos” y que hemos descubierto muchos efectos negativos que hay que corregir con urgencia.

El defecto más visible es el que ha dado lugar a este post: muchos alumnos (sean como fueren sus profesores) se acomodan al proteccionismo y el igualitarismo imperante y no ponen de su parte lo mínimo que hay que poner para que exista aprendizaje. Es de una terrible evidencia. Por eso es de una terrible desesperación para los profesores que los políticos sigan mirando para otro lado (el artículo al que remite Eneas ahonda muy bien en esta cuestión).

Ahora bien, también debo insistir en una idea que expuse en mi primera intervención. La LOGSE es una ley muy tramposa. Parece que se ha reformado mucho más de lo que se ha hecho en realidad. A mi modo de ver, los programas siguen reproduciendo el modelo academicista y enciclopédico de la Universidad. Debido a eso, los profesores tenemos que trabajar en un contexto desquiciante. Por un lado, tenemos que dar programas inabarcables que dejan poco espacio para el razonamiento y se dirigen a un alumno tipo que apenas existe: el típico empollón de toda la vida. Por otro, se nos presiona o se nos condiciona de mil maneras posibles para que aprobemos como sea y nos adaptemos (incluso en un mismo aula) a cualquier tipo de alumno: normales, superdotados, hiperactivos, discapacitados intelectuales, discapacitados físicos, conflictivos, inmigrantes que ignora el idioma, etc, etc. Es, simplemente, de locos. Tan de locos que yo, a veces, tengo que hacer verdaderos esfuerzos para poder continuar dando clase sin perder el juicio.

A mi modo de ver, el sistema necesita (entre otras) tres tipos de correcciones urgentes:
1) De tipo disciplinar: menos disciplinas (sobre todo si son "ideológicas") y selección de conocimientos por su valor formativo, no por su filiación universitaria.
2) De tipo formativo/selectivo: cambiar el modelo universitario y el sistema de oposiciones para formar/elegir profesores, no sólo especialistas en disciplinas (aunque esto sea muy importante e irrenunciable -es, de hecho, el patrimonio principal de los institutos públicos muy mal reconocido por la sociedad, sobre todo sus "élites"-)
3) De tipo estructural: itinerarios diferenciados para alumnos con dificultades del signo que sea. Pero, sobre todo, se necesita habilitar salidas más tempranas y dignas hacia la formación profesional. Para eso se necesita que prenda en la sociedad la idea de que el bachillerato no es la mejor opción. No se puede estudiar bachillerato para no ser menos que el de al lado y colgar un título en la pared. Ahora mismo, en algunos bachilleratos es casi imposible enseñar porque las clases están llenas de alumnos que: a) no quieren estar allí; b) han llegado "de rebote" y por la gracia "de dios" (perdón, de la LOGSE); c) ambas cosas (lo más frecuente).

Por último, y al hilo de una crítica que apuntó Karatorzia, es muy raro que, en este contexto, surjan alumnos que se rebelen críticamente contra el sistema. En las clases hay mucha más paz de lo que parece escuchando telecinco (por ejemplo). Pero si hay problemas vienen: en primer lugar, de alumnos apáticos porque no saben esforzarse, ni para aprender ni para casi nada; en segundo lugar, de los alumnos que ya han interiorizado (por muchas causas posibles) conductas agresivas y amorales. Por desgracia (y digo bien, por desgracia), los problemas de los profesores no viene de alumnos rebeldes, sino de alumnos muy maleducados (supongo que en casa + en la sociedad). Cuando surgen, también, alumnos con capacidad para la rebeldía crítica (contra el academicismo, el autoritarismo subyacente o lo que sea), estos alumnos suelen tomar dos salidas igual de coherentes. Una, la mayoritaria, es tratar de aprender como sea. Otra es largarse del sistema escolar (mejor cuando se acabe la ESO).

Y, como no podía ser de otro modo, he dicho demasiado. Pero he dicho demasiado poco para expresar lo que me gustaría o sería obligatorio decir. Pido perdón por ambas cosas en función del interlocutor.

.......................

Y ahora un guiño hacia la montaña y hacia los que piensan en ser profesores, como Aidix: en educación, la mejor herramienta pedagógica es el ejemplo. Por esa razón, ser montañero ayuda mucho a ser docente; delante de los alumnos ganas credibilidad cuando disertas sobre el valor del esfuerzo.

Salud... y ánimo (que falta nos hace a padres (aupa, Montse) y profesores cuando se trata de educar)
Última edición por antonio: el Dom Ene 13, 2008 8:28 pm, editado 1 vez en total.
Los Picos de Europa son una desviación anarquista del sistema hegeliano: en ellos lo inverosímil se hace realidad y la realidad se hace inverosímil.

Avatar de Usuario
antonio:
Mensajes: 936
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:07 am
Ubicación: El destierro

Mensaje por antonio: » Dom Ene 13, 2008 7:58 pm

El tema me hierve en la cabeza y necesito añadir algo a mi disertación anterior:

Ya seamos padres, profesores o las dos cosas a la vez, hay algo que nos une en este hilo sobre la enseñanza: es el conflicto con el hijo/alumno de por medio. También vale, por supuesto, ponerse en el papel del hijo/alumno enfrentado a su padre o su profesor.

Tratándose de relaciones humanas, el conflicto está servido. Cuando éste surge y con él la emotividad muchas veces difícil de refrenar..... creo que hay algo que no conviene olvidar: todo conflicto debería ser aprovechado para fortalecer el sentido de la propia responsabilidad, no para lo contrario. Lo que no es óbice para pedir cuentas de las responsabilidades ajenas si hay fundamento.

Este principio es muy necesario en la sociedad de hoy, donde se fomenta mucho la irresponsabilidad (la "tentación de la inocencia", que dijo Pascal Bruckner).

Este principio es tanto más necesario cuando más irresponsable es el sujeto central del conflicto, en este caso, el adolescente

En este sentido hay un ejemplo bien educativo y reciente en este foro: el accidente de El Maquis. Por un lado se asumen las propias responsabilidades y por otro se exigen las responsabilidades ajenas. Una cosa sin la otra no suele ser “una buena lección”.

Y es que la montaña y la escuela están mucho más cerca de lo que parece. Yo diría que la montaña es una magnífica escuela de la vida y una escuela de la escuela.

Además, por supuesto, de una terapia magnífica para que, profesores como yo, no perdamos el juicio

Salud...os otra vez.

Y a ver si el tema deja de hervir en mi cabeza, que todavía es domingo y quisiera poder pensar en la montaña antes de que suene el próximo despertador.
Los Picos de Europa son una desviación anarquista del sistema hegeliano: en ellos lo inverosímil se hace realidad y la realidad se hace inverosímil.

Javier
Mensajes: 1215
Registrado: Mié Nov 06, 2002 12:00 pm

Mensaje por Javier » Lun Ene 14, 2008 12:39 pm

Nada Diezriol, faltaría más, me puedes llamar como quieras. Mientras esos planteamientos y formas estén lo más alejadas posible de la educación de mis hijos, me puedes llamar lo que quieras. Por cierto, recuerdo que otra de las técnicas educativas más avanzadas de la época era que el profesor ideaba chascarrillos sobre los alumnos o les ponía motes, me alegra ver que no se pierde lo bueno.

De todas formas, me resulta curioso haber leído todos los motivos posibles para explicar la situación menos una de las que más esgrimen los padres: la pasividad del profesorado. Será que como semos ignorantes ........

karatorzia
Mensajes: 46
Registrado: Dom Abr 08, 2007 1:54 pm

Mensaje por karatorzia » Lun Ene 14, 2008 3:40 pm

que la tribu no educa??... hay tenemos al Zaplana (ministro de trabajo por sus probadas buenas relaciones y mano con los jerifaltes sindicales), alevin del Fraga (aquel de la reforma politica, que cuando la calle era suya habia semanas con dos muertos por los tiros al aire de las fuerzas a su orden, jefe de Naseiro) y al Zapatero, que se entrenaba en la cortes (defendiendo al cuñado de Felipe, testaferro de las comisiones del ave a Sevilla, en las ultimas del ultimo gobierno Felipista) con argumentos tan congruentes (con su talante) como "es una conspiracion contra el gobierno progresista de la nacion"... que la tribu no educa??


le deseo a Aidix (y a tod@s l@s que tengan vocacion) que tengan muchos alumnos del grupo2, pero me parece que tienen que tener claro que ser maestro hoy no es lo mismo que serlo en los tiempos del nacional catolicismo, cuando las damas petulantes esposas de los patrones, invitaban al cura y al maestro a sus fiestas y reuniones


y como no se puede extrapolar la situacion de las "poblaciones" chilenas a la situacion aqui, noto la falta de critica a los planes para la educacion universitaria que, desarrollados por los "think team" del neoliberalismo imperante, cargan la tinta en la (de)formacion tendente a la formatibilidad de las personas en funcion de los intereses de las empresas (que por lo que he leido, es el motor de las protestas en nuestro entorno mas inmediato)


e impasible el ademan, me alegro del descarrilamiento del sistema educativo que ha (de)formado generaciones de derrotados a los que el golpe de estado fascista les arrebato much@s valios@s conciudan@s (desde los obreros que aspiraban a mejoras sociales hasta los monarquicos envenenados en los cuarenta pasando por la intelectualidad y los profesionales legitimamente republicanos)



------------
a la escuela, que ya es hora, sin demora, vamos pues
nos lo exige, nos lo manda, la voz santa del deber
Última edición por karatorzia el Lun Ene 14, 2008 4:31 pm, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
A Díezriol
Mensajes: 3354
Registrado: Sab Abr 09, 2005 11:55 am
Ubicación: Cervera de Pisuerga

Mensaje por A Díezriol » Lun Ene 14, 2008 4:04 pm

Sabía que me metía en un avispero, espero salir sin más dilaciones.

Javier, si consideras ese título que te di con afecto, ofensivo, retirado “ipso facto”. Porque no me gustaría que me tomes por un profesor que ha ideado chascarrillos sobre los alumnos como método educativo. Y tampoco sobre los foreros. Tú en este foro te llamas Javier y ese nombre simplemente voy a usar.

Yo no me atrevería en modo alguno a aplicar una única vara de medir a todo un colectivo de profesionales (sea la que sea su profesión) por alguna experiencia negativa que haya tenido con alguno de ellos, Parece que partes de una mala experiencia personal para enjuiciar a decenas de miles de personas. Habré conocido a cientos de compañeros (asambleas, cursillos reuniones de todo tipo…) y lo que dices de nosotros queda dentro de la pura anécdota.
...recuerdo que otra de las técnicas educativas más avanzadas de la época era que el profesor ideaba chascarrillos sobre los alumnos o les ponía motes, me alegra ver que no se pierde lo bueno.
Creo que esta opinión entra dentro de la categoría de inefable.

Por mi experiencia, limitada, pero muchísimo menos que la tuya como parece obvio, los “motes” o “chascarrillos”? se les aplicaban los propios alumnos/compañeros entre sí y en pueblos como este, pequeño, eran regularmente heredados de padres y familias.

Demasiado serio para hacer chirigotas de los alumnos que caían en mis manos.
De todas formas, me resulta curioso haber leído todos los motivos posibles para explicar la situación menos una de las que más esgrimen los padres: la pasividad del profesorado. Será que como semos ignorantes ........
Otro punto alejado de la realidad. Que no existen maestros pasivos, sería negar la realidad. Pero hacer un axioma con ello es una barbaridad. ¡Cuantos profesores han dejado su vida entregándose a enseñar a sus alumnos hasta la extenuación! Ponerte ejemplos sería caer en la misma actitud tuya. Tampoco puedo después de una década de jubilación, analizar la situación actual, pero me figuro que es otro tópico que se está creando y el que influye la indefensión en que se encuentra el profesorado casi inerme, a merced de la política y de los padres.

¿No estará esa situación, en el caso de que exista y ¡ojo! sea generalizada, más bien apoyada por los menosprecios que recibe la profesión de manos de la sociedad?
Seguro que has oído hablar de la enseñanza en Centroeuropa, - o más al norte, en Finlandia que ahora está de moda- Date una vuelta por esos lugares y verás la enorme diferencia con que esas sociedades ven la figura del profesor, a la que hemos tenido, tenemos y tendremos en ésta, en la que nos ha tocado vivir.

Te recuerdo algún refrán que se hizo universal –Pasas más hambre que un maestro de escuela…- Yo que tengo mis experiencias personales como es lógico ni te cuento lo que ganaba cuando entré en mi primera escuela, y cuarenta años más tarde…
U otras muchas circunstancias que al ser personales no son aplicables al resto. O como fue el final de mi vida profesional.

Pero recojo esta frase de Antonio y la suscribo integramente.
Y ahora un guiño hacia la montaña y hacia los que piensan en ser profesores, como Aidix: en educación, la mejor herramienta pedagógica es el ejemplo. Por esa razón, ser montañero ayuda mucho a ser docente; delante de los alumnos ganas credibilidad cuando disertas sobre el valor del esfuerzo.
Es posible que por muchos denuestos y barbaridades que lea, no vuelva a intervenir. Solo me quedo con la curiosidad de saber las respuestas a las preguntas que te hice anteriormente.

Saludos.

Avatar de Usuario
antonio:
Mensajes: 936
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:07 am
Ubicación: El destierro

Mensaje por antonio: » Lun Ene 14, 2008 4:32 pm

antonio: escribió:.... lo que yo haría antes de meter el dedo en el ojo ajeno es hacer un reconocimiento del enorme valor que encierra la tarea de educar, ya sea la de los padres para con los hijos o la de los profesores con los alumnos. Si no percibo ese reconocimiento sincero en mi interlocutor, entiendo que no se dan las bases para discutir sobre educación y enseñanza de forma civilizada.
Por eso que escribí antes

Porque ya no sé de lo que estamos discutiendo... de la enseñanza actual, de los usos y maneras de la educación en tiempos de Franco, de la clase política, de la educación tribal (sic), del papel de Fraga en la transición, del felipismo, del golpe del 18 de Julio y sus daminificados, de las "poblaciones" chilenas, del nacionalcatolicismo, de la "(de)formacion tendente a la formatibilidad de las personas" (¿?)....

Y también porque percibo tambores de guerra personal y contra el mundo (quizás, ¿ecos del apocalipsis?)

Prefiero regresar al foro exclusivo de montaña

Salud...os
Los Picos de Europa son una desviación anarquista del sistema hegeliano: en ellos lo inverosímil se hace realidad y la realidad se hace inverosímil.

Responder

Volver a “LITERATURA Y CINE DE MONTAÑA,...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados