Camino de Santiago desde Valladolid, en acuarelas

Este es un foro donde poner esa o esas imagenes (fotos, dibujos, pinturas ...) que tanto nos han impactado, es un sitio tambien para recopilar imagenes que nos han llamado la atención del foro, sino es nuestra hay que poner el autor y el enlace a su post.
Reglas del Foro
Aquí tiene las normativas generales. Por favor respételas y, entre todos, conseguiremos un foro mejor organizado.
Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 8856
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

Camino de Santiago desde Valladolid, en acuarelas

Mensajepor Pepe García » Mar Feb 16, 2016 10:44 pm

Recopilación de las acuarelas de un Camino en el que hubo trozos del Camino de Valladolid, del Camino de Madrid, del Camino del Sureste, de otro Camino “inventado” y del Camino Sanabrés.

Inicio en pleno centro de VALLADOLID, en la Iglesia de Santiago, naturalmente:

Imagen

El Camino continúa (indicado con conchas en el suelo) por el Paseo Zorrilla, pero no está mal desviarse un poco a la derecha para avanzar por el precioso paseo a orillas del Pisuerga -tan representativo de Valladolid-, y que fue lo primero que anduve (ida y vuelta desde mi casa a unos 5 Km, el día anterior al de partida) para llevar a sellar la Credencial del Peregrino a la iglesia de Santiago:

Imagen

Aunque yo fui directamente por Arroyo hacia Ciguñuela (preveía una etapa larga hasta la Santa Espina y quería atajar), el Camino sigue por una agradable pista entre pinares hacia PUENTE DUERO (donde hay un precioso, original y acogedor albergue, muy bien atendido por Arturo y Rocío), a unos 11 Km. de Valladolid, hasta donde he ido muchas veces andando (o corriendo) y donde –como su nombre indica- hay un precioso puente bajo el que pasa el río Duero:

Imagen

Ahí se une el Camino que llega desde Madrid

Después de Puente Duero, el siguiente paso es por SIMANCAS, a orillas del Pisuerga (muy poco antes de desembocar en el Duero, que precisamente llega desde Puente Duero), con su puente medieval, varios edificios históricos (como el Castillo, que alberga un muy importante archivo) y mucha historia (importantes batallas y el hecho-leyenda de las siete doncellas que se cortaron las manos -y que dan nombre a la villa: las "siete mancas"- para evitar ser entregadas como tributo a los moros):

Imagen

La siguiente localidad es Ciguñuela, a la que yo fui directamente desde Valladolid, atajando, ya que tanto Puente Duero como Simancas las conozco ya mucho, aunque, como yo mismo descubrí en los Caminos, "los sitios son distintos, mucho más intensos, cuando se llega a ellos andando".

ETAPA 1 (de las mías): VALLADOLID – MONASTERIO DE LA SANTA ESPINA, 40 Km.

Salir directamente de casa hacia Santiago se hace raro y difícil. Lo normal suele ser hacer un largo viaje en tren o en coche, alejándose de ella. Así echar a andar es más natural. Saliendo de casa uno se va preguntando continuamente "¿a dónde voy?", y después de largas horas de caminar se sigue estando muy cerca (las distancias se perciben muy distintas en coche y a pìe).
Un momento importante de la primera etapa fue, después de superar la larga subida del valle del Pisuerga a lo alto del páramo (siempre son momentos importantes en los Caminos la superación de puertos y alturas), llegar a Ciguñuela y encontrar las primeras señales del Camino de Madrid. Aquello parecía empezar a tener sentido:

Imagen

Sigo avanzando hacia la Santa Espina por lo alto del páramo Castellano, con todo el peso de su enorme cielo sobre mi cabeza (aún lo noto a pesar de 30 años de "aclimatación" en Castilla) y comprobando que las líneas paralelas se juntan en el infinito (o incluso algo más cerca del infinito, diría yo):

Imagen

Primer cafecito del camino en Wamba (con el primero de mis carajitos, mis especiales “barritas energéticas”), pueblo llamado así por haber sido nombrado rey en él el rey godo del mismo nombre. Con una iglesia románica muy guapa:

Imagen

Peñaflor de Hornija se ve desde muy lejos, asomando justo la línea de sus casas, que parecen estar enrasadas con la gran llanura de cereales. La sorpresa es que al llegar a él hay una gran depresión (como un foso defensivo, seguramente fue una villa fuerte) a la que hay que descender, y subir por el otro lado para "conquistar" el pueblo. El enorme cielo castellano seguía dominando.
Primera birra y primera comida del Camino.
En un bar oí por primera vez la historia de la peregrina desaparecida por Astorga, historia que ahora sabemos que desgraciadamente terminó mal.
Aún me quedaba un buen número de kilómetros para dar por terminada la etapa.

Imagen

En busca del monasterio de la Santa Espina, en un cruce de pistas dudoso, me desvié excesivamente hacia el norte hasta que llegué a ver Castromonte (por donde continúa el Camino de Madrid, que yo debía abandonar para ir hacia el Sanabrés), al que reconocí desde la distancia por haberlo pintado hace tiempo:

Imagen

No hay Camino sin alguna pérdida (ni es malo perderse, según Rébuffat). Corregí hacia el sur por una carreterilla, un camionero paró para informarme y por si quería que me llevara (buena gente se encuentra por los Caminos) y recorrí una interminable recta hasta ver por fin el monasterio al fondo de un valle. Aunque la perspectiva era muy distinta, me recordó a la basílica de Covadonga cuando se va llegando a ella (en aquél caso, como apoyada sobre árboles, y en este caso metida entre ellos):

Imagen

Encontraría otro monasterio parecido (también del Císter) mucho más adelante en este mismo Camino.
Albergue elemental, pero suficiente. Dudas y sensaciones contradictorias al final de la primera etapa: por una parte satisfacción por haber solventado bien los largos primeros 40 Km y por otra la sensación de que después de todo un día de andar estaba casi al lado de casa (a menos de media hora en coche) ¿Qué hacía allí? Seguramente tendría que seguir alejándome para averiguarlo.

ETAPA 2: MONASTERIO DE LA SANTA ESPINA - VILLALPANDO, 30 Km.

La mañana de este día comprobé lo poco precisa que es "enseguida" como medida de tiempo ("vete por esa pista y enseguida verás Urueña"). Por carretera hubiera sido más corto, pero al ir por la pista (despistado, paradójicamente) tuve la suerte de pasar junto a la preciosa ermita de Nuestra Señora de la Anunciada, el único ejemplar del románico catalán que hay en Castilla y León, al sur de Urueña, que de haber ido por la carretera no hubiera visto:

Imagen

"Conquisté" la Villa del Libro (una antigua villa fuerte), pero en un mal día. Era martes y en martes estaba todo cerrado, hasta los bares.
Primeros tratamientos preventivos contra las temidas ampollas.
Un bar, como un agradable oasis, en Villanueva de los Caballeros, en mitad de la nada.
Interminable camino -por una llanura infinita, al lado de la ruidosa autovía A6- hasta Villalpando, donde, buscando un albergue, me enviaron a una residencia de ancianos (¿tan mayor me verían?), hasta que una concejala muy amable me dio las llaves de un albergue, destartalado pero suficiente.
Había dejado el Camino de Madrid, ahora -parece ser- estaba en el Camino del Sureste y al día siguiente buscaría el Camino Sanabrés. Los Caminos son infinitos.

ETAPA 3: VILLALPANDO – FARAMONTANOS DE TÁBARA, 43 Km.

En busca del Camino Sanabrés.
Cruce de un importante afluente del Duero: el Valderaduey.
Llegada a tierra de aves: Villafáfila. No era la época adecuada (humedales secos), pero vi una avutarda. Y muchos palomares:

Imagen

Carretera y carretera. Cuando llevaba 28 kilómetros llegué a un cruce. Girando a la izquierda (hacia el sur) en sólo 2 kilómetros llegaría a Granja de Moreruela, comienzo del Camino Sanabres. Siguiendo de frente, con 15 kilómetros más llegaría a Faramontanos de Tábara. No hubo muchas dudas: la etapa iba a ser de 43 Km en lugar de 30.
Cruce de otro importante afluente del Duero: el Esla.
Muy largos se me hicieron los últimos 15 Km hasta Faramontanos de Tábara, pero ¡ya estaba en el Camino Sanabrés!
A partir de aquí empecé a encontrarme con una placa con un texto en cada pueblo. El de aquí era el siguiente:
"Este pueblo es testimonio de gentes valerosas que, movidas por un ideal, dejaron la seguridad de vidas y haciendas allá en los montes y repoblaron estas tierras. Las tierras de España fueron quedando yermas allá donde se sucedían las batallas entre moros y cristianos durante la Reconquista y la tarea de repoblación fue una más de las consecuencias de la guerra. Así, la palabra "faramontanos" proviene de "foramontanos", gentes que descendieron del norte español para habitar las zonas despobladas del sur y que cimentaron en ellas sus modos de vida y sus tradiciones".
No pude evitar compararlo con los pioneros del Oeste de EEUU y recordé la película "La leyenda de la Ciudad Sin Nombre", a la que ya había recordado en la primera etapa cuando, con las dudas e inquietudes (no hay aventura sin ellas) que asaltan a uno al salir de casa hacia ¿dónde?, me acordé de la primera canción de la película en la que dicen aquello de: "¿A dónde vamos? No lo sé. Lo importante es que ya estamos en marcha". Y yo, después de tres etapas y de algo más de 100 Km, ¡ya estaba también en marcha!

ETAPA 4: FARAMONTANOS DE TÁBARA - SANTA MARTA DE TERA, 29 Km.

De lleno ya en el Camino Sanabrés, desconocido para mí. Y, como decía Tom Simpson en la película de su libro "Tocando el vacío", no hay nada más emocionante que adentrarse en lo desconocido.
Salí del desolado "albergue" (un enorme polideportivo sólo para mí) muy temprano y llegué a Tábara cuando empezaba el día:

Imagen

En Tábara tenía una cita. Casualmente poco antes de iniciar el camino había leído en un periódico que era la tierra natal de León Felipe y que tenía una estatua allí. Siempre me ha gustado mucho su poema "Vencidos", cantado por Serrat. Lo escuché en el móvil, en su honor, delante de su estatua. Al día siguiente sabría algo más sobre León Felipe.
Primeros encuentros con las obras del AVE y con las pestes que echan los lugareños contra él y contra los destrozos y problemas que les causa (el "progreso" ?).
Primeros largos y agradables caminos de tierra después de la mucha carretera andada en mi Camino desde Valladolid.
Encuentro con el río Tera (recuerdos de él en tierras más altas, por Peña Trevinca, techo de Zamora y Orense, y más antiguos de cuando arrasó Ribadelago). Me acompañaría tres días durante el Camino.
Llegada a Santa Croya de Tera. Noticias surrealistas en la TV de un agradable bar (¡un obispo presentando un libro suyo sobre sexo!, ...), más surrealistas aún cuando uno es un peregrino y está en "otro mundo".
Muy buen albergue en Santa Marta de Tera con ya presencia de otros peregrinos.
Agradable encuentro, en la iglesia de Santa Marta de Tera, con la escultura más antigua conocida de Santiago Peregrino (arreos jacobeos y la mano en señal de paz), símbolo del Camino Sanabrés:

Imagen

Al día siguiente AEMET pronosticaba lluvia. No hay Caminos sin ella, no serían lo mismo.

ETAPA 5: SANTA MARTA DE TERA - MOMBUEY, 36,4 Km.

Adaptado ya al Camino, casi ya sin Dolor (¿de qué?, de todo).
Inicio de etapa con lluvia, pero ligera, que fue desapareciendo.
El Tera acompañándome continuamente, pasando por pueblos que lo llevaban de apellido: Calzadilla de Tera, Olleros de Tera, ...
Guapos caminos. el emocionante poema "¡Qué lástima"! -de León Felipe-, que me llegó de mi amigo Javi por teléfono, el albergue de Craig y Dorothea, un paso alto... y Rionegro del Puente, que iba a ser el final de etapa.
Instalación en el albergue (muy bueno), con vistas a una plaza y a la iglesia:

Imagen

Una buena comida en un bar.
Revisando lo que venía al día siguiente, cómodamente instalado en el albergue, vi que habría que hacer 40,5 Km. para llegar a Puebla de Sanabria. ¿Por qué no seguir avanzando para reducir algún kilómetro? Pensado y hecho: recogida de todos los trastos desplegados y ¡al Camino de nuevo! (la libertad del Camino, en el que no hay nada fijado de antemano).
Recorrido -en una tarde algo desabrida- de 9,5 Km más por guapos caminos solitarios hasta llegar a Mombuey.
Por esta zona (me enteré mucho después) hay un restaurante muy famoso por sus platos de setas -El Empalme- al que hace tiempo que quiero conocer. Al pasar como peregrino ni me enteré de ello, los peregrinos viven en una especie de otro mundo fuera de la realidad habitual.
Un albergue pequeñito en Mombuey, pero sólo para mi y para otro peregrino, Raúl, al que había conocido el día anterior.
Ahora la Puebla de Sanabria estaba al alcance.

ETAPA 6: MOMBUEY - PUEBLA DE SANABRIA, 31,1 Km.

Otro día con lluvia. Caminos muy solitarios y algo confusos por alguna falta de señalización.
Placas en los pueblos, alguna -la de Entrepeñas- muy nostágica:
"Este lugar, latido de humildad y de belleza, evoca nostalgias y grandeza: tanto como nos es dado, lo fugaz que lo dejamos, la tristura por ausencias, la esperanza de la plenitud ... Caminante, haz de la nostalgia una victoria que te lleve, más allá de soledades y dolores, al calor del prójimo, a la luz del espíritu que somos".
Encuentro con un emigrado al País Vasco, retornado (nostalgias), que me orientó en una zona alterada por las obras del AVE.
Llegada a un pueblo de nombre muy familiar para mí -Asturianos-, fundado por pioneros de mi tierra natal que colonizaron estas tierras zamoranas. Muy buen sitio para el cafecito mañanero.
Últimos largos (y con viento) kilómetros por carretera hasta dar vista a lo que podría ser la capital del Camino Sanabrés: Puebla de Sanabria.
Buen albergue (Casa Luz) con, por primera vez, encuentro con un buen número de peregrinos (un valenciano, una finlandesa, uno de Málaga, uno de Albacete, uno de Pamplona, ... cada uno con sus personalidades y rarezas, los peregrinos quizá no somos gente muy "normal"), a alguno de los cuales conocería mejor durante el resto del Camino.
Paseo por la monumental Puebla, de la que decía su placa: "Todas las olas de la historia han dejado aquí su paso".

Imagen

El día siguiente habría más lluvia, y algo de resonancias míticas para mi: ¡La Portilla del Padornelo!

ETAPA7: PUEBLA DE SANABRIA - LUBIÁN, 28,5 Km.

Tocaba superar un punto importante del Camino: La Portilla del Padornelo. Desde que conocí la radio de pequeño, en invierno siempre se oía que había problemas en las Portillas del Padornelo y de La Canda: cerradas o con cadenas.
Al salir de la Puebla de Sanabria me despedí definitivamente del Río Tera.
Llovía continuamente y parecía que iba a seguir así todo el día. Las obras del AVE habían alterado los caminos y había que hacer toda la etapa por carretera.
Parada a café en Requejo, en un bar de esos tan acogedores los días de lluvia.
Larga, progresiva y constante la subida al Padornelo. Espectacular el paso por el alto, saliéndome a un trozo de una vieja carretera, con agua corriendo por todas partes. Un bar cerca del alto con aroma a carreteras y a viajes antiguos.
Llegada a Lubián, que hasta el último momento se escondía entre verdes, brumas y lluvia:

Imagen

Bastantes peregrinos en el albergue y preocupaciones por el día siguiente, que se anunciaba frío y con lluvia aún más fuerte (no paró de llover en toda la noche). Alguno decía de abandonar o de pararse a la espera de meteorología más favorable. Yo lo tenía claro: "sigue, sigue adelante y no regreses...", decía Cernuda.

ETAPA 8: LUBIÁN - A GUDIÑA, 25 Km.

En el argot ciclista esta creo que fue la "Etapa Reina" de mi Camino: por pasar un puerto natural y salvaje, por entrar a Galicia y por superar "el paso clave".
Salida del albergue con mucha lluvia. Subida con ambiente casi épico a la portilla de La Canda, por caminillos preciosos pero que a veces eran más torrentes que caminos (contento como estaba con mis zapatillas ligeras, eché de menos, cuando se empaparon, unas buenas botas de montaña), y entrada -siempre emocionante- a Galicia en el alto. Muy guapa (y húmeda) bajada entre plantas silvestres en flor.
Coincidencia con algún peregrino que iba conociendo. Me paré en Vilavella con uno de ellos -Antonio, de Albacete- a tomar un reconfortante café en un agradable sitio que nos indicó un señor del pueblo.
Y en el último tramo antes de A Gudiña -siempre con lluvia- nos encontramos de pronto con un trozo del camino que se había convertido en un río de agua rugiente. Por mucho que buscábamos la mejor forma de pasar aquello -con los pies ya inundados- no encontrábamos nada razonable. Por fin, entreví debajo del agua una piedra sobre la que parecía estar pintada una flecha. Metiendo las piernas hasta la rodilla, tanteando con cuidado para no resbalar y sin levantar los pies para que no me los arrastrara el agua, conseguí pasar. Después le tocó el turno al "segundo de la cordada":

Imagen

Fue emocionante, y muy satisfactorio una vez superado aquél (que, como le dije a Antonio que llamamos los montañeros al paso más difícil de una ascensión, que determina si se alcanza o no una cumbre) "paso clave" del Camino.
Eufórica celebración (cervezas, vinos, bocadillos, ...) con Antonio y con otro peregrino italiano (que había ido por carretera y no se había dado con el "paso clave") en un acogedor bar de A Gudiña, de nombre muy apropiado: "O Peregrino".
Muchos peregrinos ya conocidos en el albergue y mucha lluvia durante toda la noche, pero ¡ya estábamos en Galicia! y la entrada había sido memorable.

ETAPA 9: A GUDIÑA - LAZA, 34,5 Km.

Etapa comenzada con euforia, después de haber superado el día anterior la "etapa reina".
Primera parte recorriendo unos territorios desolados y espectaculares por la Serra Seca, a alturas de más de 1.000 m, poblados antiguamente por gentes seguramente muy duras y actualmente ya casi despoblados.
Descenso al acogedor Campobecerros y su bar (amablemente atendido) y encuentro con peregrinos conocidos.
Conocimiento de un personaje emblemático del carnaval o "entroido" ("antroxo" en Asturias) de aquella zona: el "Peliqueiro".
Chaparrones intermitentes de camino al fin de etapa en Laza, por una cómoda carreterilla en bajada continua (después de superar un pequeño alto), por territorios ya más amables, húmedos, frondosos y verdes, en un día de esos del Norte con nieblas, misteriosos y preciosos:

Imagen

ETAPA 10: LAZA - XUNQUEIRA DE AMBÍA, 32,7 Km.

Etapa preciosa, con un tiempo muy agradable.
Nueva subida, con unas vistas impresionantes, para alcanzar de nuevo casi los 1.000 m, altura que, una vez descendida, no se volvería a alcanzar en el resto del Camino.
Increíble bar en Alberguería totalmente tapizado de conchas de viera con anotaciones de peregrinos (allí quedó otra de "uno" de Sietes), grandes charcos, guapos pueblos con huertos y hórreos, preciosas vistas, húmedos y frondosos bosques, ... acogedora y suave Galicia:

Imagen

Muy buen albergue en Xunqueira de Ambía, agradable tarde y una gran colegiata:

Imagen

Orense estaba al alcance, y con meteorología favorable prevista.

ETAPA 11: XUNQUEIRA DE AMBÍA - ORENSE, 22,2 Km.

Etapa cortita (y cómoda, con ligera bajada casi continua) para llegar pronto a Orense y tener tiempo para ver esta ciudad, que se lo merece.
Paso por el bonito pueblo de Seixabo, conjunto de valor etnográfico.
Orense es una ciudad muy agradable con muchas cosas interesantes: la gran Catedral, la Plaza Mayor, el gran río Miño con la imponente Ponte Vella ("puente" en gallego es femenino, lo que no deja de tener su lógica, y "Vella" es "vieja", pero "la" puente -por el que sale el Camino cuando se deja Orense- también es realmente "bella"), muchos bares muy acogedores, ...
Orense tiene buenos desniveles y el albergue está en la parte alta, con una buena vista sobre la ciudad:

Imagen

Tarde agradable, sin olvidar (especialmente estando en tierras gallegas) la buena cerveza "La Estrella de Galicia".

ETAPA 12: ORENSE - OSEIRA, 30,8 Km.

Una etapa guapa y potente. Había dos opciones: Ir hasta Cea (poco más de 20 Km.) para al día siguiente ir hasta A Laxe, o, sin detenerse en Cea, continuar por un desvío hasta Oseira (más larga la etapa) para al día siguiente ir hasta A Laxe. La segunda opción era más dura, pero se conocía el Monasterio de Oseira (me lo había recomendado vivamente un amigo peregrino de Valladolid, José Luis). Naturalmente elegí la segunda. Casi todos los peregrinos a los que conocía se decidieron también por ella.
Arrancó con lluvia -pero no muy fuerte y con tendencia a desaparecer- saliendo de Orense por la imponente Ponte Vella, que cruza el Miño.
Caminos preciosos, pasando por varios pequeños pueblos, con muchos hórreos... ¡y mucho barro!
Corta parada en Cea para comer en el albergue (algún peregrino que conocía se quedó allí, eligiendo la opción menos dura) un menú que me preparé, y a continuar hasta Oseira.
Mucho más barro y charcos, poniendo a prueba mis conocimientos adquiridos de guaje para andar por ese tipo de territorios (cuando al rebasar el nivel de agua de un charco el borde de la madreña lo llamábamos "llenar").

Imagen

Fin de etapa compartida (incluido un despiste que nos costó un poco corregir) con un peregrino portugués muy majo, Pedro.
Impresionante el Monasterio de Oseira -situado en un escondido, profundo y precioso valle-, que me recordó al de otro Camino, Sobrado dos Monxes, también del Císter y también impresionante. Visita muy interesante del monasterio y asistencia a Vísperas.

Imagen

Noche muy fría y muy húmeda en el monasterio (costó decidirse a ducharse) combatida preventivamente -con amigos peregrinos (Luisa, Antonio, Pedro, Raúl)- con caldo gallego, vinillo, orujo, ..., en un bar cercano.

ETAPA 13: OSEIRA - A LAXE, 28,6 Km.

Fuerte subida para salir del escondido valle de Oseira.
Una sucesión de pequeños pueblos (el más grande Castro Dozón, buen sitio para hacerse con provisiones), algún despiste (no hay Camino sin ellos y "no es malo perderse", decía Gastón Rébuffat), cruces de pequeños ríos, primeros indicadores que hablaban de Santiago (ya estaba cerca y ya se sabía claramente a dónde se iba), guapos caminos por bosques "animados" como La Fraga de Fernández Flórez, ... y un día cada vez más soleado.

Imagen

Final de etapa apoteósico: una fiesta de las buenas gentes de A Laxe en el albergue, en la que nos invitaron a comer a los peregrinos manjares gallegos (incluido orujillo), siempre muy bien atendidos por unas señoras majísimas (recordé aquello de "nunca fuera caballero de damas tan bien servido").

ETAPA 14: A LAXE - OUTEIRO, 33,3 Km.

Salida temprano del albergue de A Laxe recordando aquello de "cuando el sol salía el día ya era viejo para nosotros" o aquello otro que decía Rébuffat: "nunca te arrepentirás de salir demasiado pronto, siempre de salir demasiado tarde" (aunque él se refería a la montaña, vale también para los Caminos). Una de las muchas buenas cosas de los Caminos de Santiago es la oportunidad de presenciar muchos amaneceres, el mejor momento del día, cuando está por delante todo un día para usar:

Imagen

Caminos, bosques, niebla (más intensa al perder altura, en un día muy estable con inversión térmica), ... y una confitería en Bandeira ideal para tomar un cafetito bien acompañado (¡qué bien huelen las confiterías por la mañana temprano!).
Más bosques y un espectacular descenso hacia Ponte Ulla, para cruzar el río del mismo nombre, como el franqueo de una última puerta para entrar a Santiago (a menos ya de 20 Km).
Fuerte ascenso por el otro lado (equivalente al descenso anterior) hasta llegar al muy bueno y muy bien situado albergue de Outeiro.
Tarde disponible para lavar todo lo necesario y llegar al día siguiente en buenas condiciones a Santiago (tal como hacían los antiguos peregrinos en Lavacolla).
Agradable reunión de peregrinos conocidos (amigos ya) alrededor de una mesa con una cena muy bien preparada por la amable hospitalera Pilar y con la especial emoción que tiene el día previo a la llegada a Santiago de Compostela.

ETAPA 15 (y última): OUTEIRO - SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16,3 Km.

La etapa más corta de este Camino (emocionante etapa, con sentimientos contradictorios de alegría y tristeza nostálgica) y, a pesar de ello, el mayor madrugón (5h45'), porque siempre me ha gustado llegar pronto a Santiago para poder cumplir bien con todos los ritos.
Anunciaban tiempo despejado, pero... no habían dicho nada de la niebla, que dificultó bastante orientarse al principio de la etapa a la luz del frontal, con un ambiente fantasmagórico.
Un poco mareante el trazado del Camino al aproximarse a Santiago, con muchos desvíos a izquierda y a derecha.
Al llegar a Angrois cruce de un puente, sobre las vías del tren, lleno de patéticos y dramáticos recuerdos del tremendo accidente ferroviario de julio del 2013.
En el mismo Angrois, en una subida antes de dar vista a Santiago, último cafecito del Camino (generosamente regado de orujo) con el último carajito (bien dosificadas hasta el final mis especiales "barritas energéticas") en un acogedor bar "de pueblo".
Y, al llegar al alto, con una mañana todavía algo neblinosa, ¡las torres de la Catedral a la vista! Como el Monte del Gozo de este Camino que entra desde Orense, nunca había llegado a Santiago por aquí:

Imagen

A partir de aquí, bajada hasta cruzar el río Sar, emocionante subida hasta la esplendorosa plaza del Obradoiro, y una vez más (y van... 7: dos en bicicleta, corriendo por relevos con amigos desde Roncesvalles hasta Santiago, andando por el Camino Francés desde Saint Jean Pied-de-Port hasta Finisterre, por el Camino del Norte pasando por mi pueblo natal, por el Primitivo, por el de la Costa, ... y esta vez por el Sanabrés) ¡Santiago en mis ojos!:

Imagen

Imagen

Y a cumplir con todos los ritos: fotografías, recuerdos a amigos desaparecidos, ...
Reunión con los nuevos amigos de este Camino (Luisa la sevillana, Antonio el manchego, Antonio el malagueño, Pedro el portugués, José Luis el navarro) y a seguir con los ritos: más fotografías, conseguir albergue y librarse de la fiel mochila, abrazo al apóstol, Misa del Peregrino, conseguir la Compostela, ... y celebrar la llegada con los amigos: birras, pulpo, Ribeiro, orujo, ...
Después, ir a por el billete de tren para la vuelta a casa (punzadas ya de temprana nostalgia de Caminos) y cena de despedida con los amigos peregrinos, aprovechando para hacerse con otra concha de vieira... por si hubiera otros Caminos.
Y final. ¿Final?

Avatar de Usuario
Pocholo
Mensajes: 6994
Registrado: Vie Abr 21, 2006 12:23 pm
Ubicación: La Coruña
Contactar:

Re: Camino de Santiago desde Valladolid, en acuarelas

Mensajepor Pocholo » Jue Feb 18, 2016 5:51 am

¿Final? Eso, nunca...
Más que nada porque hecho en falta alguna del tramo Santiago-Finisterre... :mrgreen: :mrgreen:
Un abrazote, Pepe

Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 8856
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

Re: Camino de Santiago desde Valladolid, en acuarelas

Mensajepor Pepe García » Jue Feb 18, 2016 10:58 am

Tienes razón, Pocholo, ¡final nunca!

En cuanto al Camino a Finisterre ya lo pinté y lo puse por aquí cuando hice el Camino Francés, pero no tienes más que pedir. Fue esto que copio a continuación. Otro abrazo.

Cuando comencé el Camino de Santiago no sabía que iba a ir más allá de Santiago de Compostela, pero, al ir encontrándome por el camino con cosas como:

"Sigue, sigue adelante y no regreses.
No eches de menos un destino más fácil.
Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
tus ojos frente a lo antes nunca visto"


o el poema de Kavafis:

"Cuando emprendas el viaje a Ítaca
pide que tu camino sea largo..."


o esto otro:

"O que vai a Compostela
fai ou non fai o Camiño
se chega ou non a Fisterra"
,

al llegar a Santiago ya sabía que seguiría andando hasta el Fin de la Tierra.

Etapa 26, entre Santiago de Compostela y Negreira.
Etapa comenzada con la misma alegría que si me hubieran dado prórroga a una vida que se me hubiera terminado. Terreno totalmente nuevo y desconocido para mí y vuelta a disfrutar de caminos solitarios, casi sin peregrinos.
Puente sobre el río Tambre que da nombre a Pontemaceira y que, según dicen, puede competir con los mejores puentes del Camino Francés:

Imagen


Merece la pena conocer Negreira, por su aire antiguo, sus imponentes pazos de granito, la leyenda sobre el camino a Finisterre reflejada en su escudo, el dramático monumento a la emigración...
Cuando ya estaba en el albergue salí a ver el inicio del camino del día siguiente (elemental precaución que se debe tener cuando se comienza a andar antes de amanecer) y en un alto, desde el que se domina Negreira, me encontré con una iglesia de líneas muy sencillas con una esbelta torre y una simetría casi perfecta: San Xián de Negreira:

Imagen

El tiempo, después de varios días lloviendo, comenzaba a estar soleado.


Etapa 27, entre Negreira y Olveiroa.
Continuación de camino nuevo para mí por una zona preciosa de Galicia, con poca presencia de peregrinos.
Muy guapo Olveiroa, un pueblo totalmente hecho de granito: calles, casas, hórreos, iglesias, cruceiros, ...:

Imagen

Buena tarde, compartiendo cañas y cena con amigos peregrinos portugueses.
Tiempo cada vez más soleado que prometía poder asistir a la puesta del sol en Finisterre al día siguiente.


Etapa 28, ¡y última!, entre Olveiroa y Finisterre.
Finisterre, Fisterra, Fin de la Tierra, ¡qué nombre más sugerente!
Gozosa etapa, porque con ella iba a terminar definitivamente el Camino, después de 28 días y unos 854 Km.
Emocionante el momento en que se ve por primera vez, desde muy lejos, Finisterre y el trocito de camino final que lleva hasta el Faro del Fin del Mundo. Precioso el tramo en el que se acerca uno al mar y se pasa junto a una pequeña cala y junto a la esplendorosa playa de Langosteira:

Imagen

Una caña en Finisterre y últimos 2 Km hasta el faro, donde está el Km 0. Mucha alegría, sin ningún rastro de tristeza como en Santiago.
Sólo faltaba esperar a que fuera mi mujer a recuperar lo que quedaba de mí (con 2 Kg menos que el día de partida) y asistir por fin a la grandiosa puesta final del Sol en el mar, donde ya no queda más camino. Un Sol que llevaba persiguiendo desde Saint-Jean-Pièd-de Port:

Imagen

Avatar de Usuario
Pocholo
Mensajes: 6994
Registrado: Vie Abr 21, 2006 12:23 pm
Ubicación: La Coruña
Contactar:

Re: Camino de Santiago desde Valladolid, en acuarelas

Mensajepor Pocholo » Jue Feb 18, 2016 11:47 am

Ya me parecía raro...
Esta parte no la recordaba ;)

Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 8856
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

Re: Camino de Santiago desde Valladolid, en acuarelas

Mensajepor Pepe García » Dom Feb 21, 2016 2:43 pm

Es que es de hace ya bastante tiempo, de cuando hice el primer Camino (el Francés) andando.


Volver a “IMAGENES Y MÁS IMAGENES”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados