Vacaciones en Suiza (II). 1ª parte: Grindelwald.

Reglas del Foro
Sólo reportajes, por favor. Para hacer preguntas o informar, utilice el subforo correspondiente. No se admiten actividades que sean un link a otra dirección distinta a Foropicos o Picoseuropa, a menos que sean un complemento del publicado aquí (y no al revés).
Aquí tiene las normativas generales. Por favor, respételas y, entre todos, conseguiremos un foro mejor organizado.
Avatar de Usuario
kolibri
Mensajes: 310
Registrado: Vie Mar 09, 2007 8:07 am
Ubicación: Aranda de Duero

Vacaciones en Suiza (II). 1ª parte: Grindelwald.

Mensaje por kolibri » Mar Sep 17, 2013 11:07 pm

¡¡Hola a tod@s!!

Recién llegados de Suiza y todavía aterrizando en nuestro día a día os queremos contar lo que han sido nuestras vacaciones por los valles de Grindelwald y Lauterbrunnen.
El año pasado estuvimos en Grächen y Zermatt y pensamos que fueron unas vacaciones insuperables, que el listón había quedado muy alto. Pues bien, el listón ha sido superado y ha quedado mas alto aún porque lo que hemos vivido durante 7 días por Grindelwald, Lauterbrunnen y sus alrededores es tan bonito, tan chuli como diría Iker, que es difícil de expresar con palabras.
Al igual que el año pasado distribuimos las vacaciones en dos partes, 3 días en un “campo base”, Grindelwald, y 4 días en otro “campo base”, Lauterbrunnen. La meteorología ha sido perfecta, no ha llovido ningún día salvo un poco por la tarde el día que cambiamos de Grindelwald a Lauterbrunnen y nos pilló en el tren, así que mejor imposible.

De Grindelwald poco hay que decir, solo con pronunciar su nombre uno ya suena bien, como a un lugar de cuento. A los pies de la cara norte del Eiger, el Wetterhorn y el Schreckhorn y con unas praderas de un verde fosforito, el sitio es realmente idílico.
Para llegar hasta Grindelwald volamos desde Madrid a Ginebra y luego tren desde Ginebra hasta Grindelwald, haciendo trasbordos en Berna e Interlaken. Salimos de Aranda a las 06:30 y llegamos a Grindelwald a las 17:30 después de perder media hora porque no llegamos a tiempo de coger el trasbordo de Interlaken. Idéntico equipaje que el año pasado, aunque el viaje se nos hizo algo más pesado ya que Iker no se durmió en todo el viaje y estuvo trajinando de aquí para allá con sus juguetes, con otros pasajeros, viendo paisajes y animales por la ventana del tren…Solo cuando llegamos a Interlaken, cuando apenas quedaba media hora para Grindelwald, se echó una cabezadita…que aguante tienen los niños, ¡¡madre mía!!

Y si Grindelwald es idílico, Lauterbrunnen no lo es menos. Enclavado en el fondo de un valle glaciar, con Wengen, Mürren y Gimmelwald vigilando desde las alturas, con unos paredones de aupa que hacen de desagüe de infinidad de cascadas, ese verde fosforito, la cascada Staubach cayendo literalmente encima del pueblo ¡¡impresionante!!
La única “desventaja” de estos dos pueblos con respecto a Grächen y Zermatt es que tanto Grindelwald como Lauterbrunnen están abiertos al tráfico de vehículos de gasolina y no hay tanta tranquilidad y silencio y el ambiente no es tan sanote como en Grächen y Zermatt. Pero vamos que otros dos pueblos que hemos añadido a la lista de sitios a los que irnos a vivir en el caso de que nos toque una primitiva de 6 o el Euromillón!!

Sobre las rutas/actividades realizadas, hicimos 3 rutas desde Grindelwald y 3 desde Lauterbrunnen, el último día nos lo reservamos de descanso, como premio, y fuimos en barco por el lago Thun desde Interlaken a Spiez y luego subimos en funicular a Harder Kulm para ver Interlaken y toda la región desde las alturas.
La “estrategia” durante las rutas fue que Iker anduviera una hora o una hora y media, a su ritmo, haciendo lo que el quisiera, viendo animales, cogiendo piñas y ramas de árboles, persiguiendo mariposas…etc y luego cuando estuviera cansado, montarle en la mochila y seguir con la ruta.
La duración máxima de las rutas fue de 4-5 horas a lo que hay que sumar un tiempo extra dependiendo del tiempo que estuviera andando Iker (mas o menos su ritmo es el doble de lento que el nuestro) y el tiempo de paradas para comer, jugar, hacer fotos…etc. Y para que fueran más llevaderas para Iker las pensamos para que al principio fueran en descenso o sin apenas desnivel, excepto la última que queríamos que fuera de subida ya que nos gusta más subir que bajar. También procuramos que al final de cada ruta o durante la ruta, cuando parábamos a comer, hubiera un parque o algún sitio de juegos para niños, así Iker tenía siempre su premio durante o al terminar la ruta y le servia como motivación y que no pensara en el rollo de ir todo el tiempo andando y en la mochila. Esto en Suiza no hay que prepararlo mucho ya que en casi la totalidad de restaurantes, cafeterías, sitios de picnic en la montaña, tienen por lo menos un tobogán y un columpio con juguetes para compartir. Pensamos que es muy importante porque así Iker ve o entiende que no solo va a andar o a ir sentado en la mochila viendo montañas y animales todo el tiempo sino que al final también hay una recompensa para él en forma de juego.


En este post vamos a poner las actividades realizadas durante los días que estuvimos en Grindelwald y en otro pondremos las hechas desde Lauterbrunnen.
Los desniveles y tiempos están calculados sin tener en cuenta los remontes mecánicos.
Pedimos disculpas por la calidad de algunas fotos ya que al ir viendo todo el tiempo la cara norte-oeste de estas montañas pues el sol siempre pega de cara salvo a última hora del día, y hay que hacerlas a contraluz…

¡¡Abrazotes!! kk2:) kk2:)


VIERNES 30-AGO-2013.

Meteo: nubes altas/despejado/nuboso, sin viento.
Recorrido: Telecabina Grund (943) - Männlichen (2227) – Kleine Scheidegg (2061) – Alpiglen (1615) – Grindelwald (1034).
Desniveles: 1193 metros de bajada.
Tiempo con paradas: 5 horas y 45 minutos (incluyendo una hora para comer/jugar en Alpiglen).


Cogimos el telecabina desde Grindelwald-Grund hasta Männlichen desde donde salen infinidad de rutas y donde las vistas hacia la cara norte de Eiger, Mönch y Jungfrau y los valles de Grindelwald y Lauterbrunnen son impresionantes. El plan inicial era bajar hasta Bustiglen y de allí a Alpiglen pero nos pasamos el desvío a Bustiglen y llegamos hasta Kleine Scheidegg. Iker llego andando casi hasta Kleine Scheidegg momento en el que dijo su famosa frase de “me canso musho papaaaaaaaa” y le tuvimos que montar en la mochila. Después tardó 2 minutos en quedarse dormido. Desde Kleine Scheidegg la bajada hasta Alpiglen es impresionante ya que transcurre paralela a la cara norte del Eiger y al final sales con agujetas en el cuello de ir mirando todo el tiempo hacia arriba a base también de unos cuantos tropezones. Sobre la cara norte del Eiger está todo dicho, a nosotros nos pareció sobrecogedora, vertical, escarpada, parece mentira que por ahí se pueda subir escalando…
En Alpiglen paramos casi 1 hora entre comer, parque para Iker y café para los papas y reanudamos el descenso hasta Grindelwald pasando por Brandegg (donde montamos a Iker de nuevo en la mochila) en un descenso vertiginoso de los que te dejan las rodillas y los cuadriceps hechos polvo .Al llegar a Grindelwald, dejamos los bártulos en el apartamento y a la piscina cubierta a hacer estiramientos y relajarnos un poco ya que casi 1200 metros de bajada hacen pupa para ser el primer día de ruta y estar un poco fuera de forma.


Imagen
Listos para coger el telecabina para Männlichen.

Imagen
El impresionante valle de Lauterbrunnen visto desde Männlichen.

Imagen
Iker haciendo amigas.

Imagen
Eiger y Mönch.

Imagen
El no menos impresionante valle de Grindelwald con el Wetterhorn en lo más alto.

Imagen
Mönch.

Imagen
Jungfrau.

Imagen
Eiger.

Imagen
Wetterhorn.



SÁBADO 31-AGO-2013.
Meteo: despejado, sin viento
Recorrido: Tren cremallera Grindelwald (1034) – Jungfraujoch (3454) – Mönchsjochhütte (3657) – Tren cremallera Jungfraujoch (3454) – Grindelwald (1034).
Desniveles: 203metros de subida y 203 metros de bajada.
Tiempo con paradas: 2 horas y 30 minutos (incluyendo 45 minutos para comer en el Mönchsjochhütte).

Al día siguiente estábamos hechos trizas y como vimos que la meteo para ese día iba a ser una de las mejores de la semana pues decidimos subir al Jungfraujoch. Subimos desde la estación de Grindelwald hasta el Jungfraujoch a 3454 metros de altura, la estación de tren mas alta de Europa. Este tren llega hasta el Jungfraujoch a través de un túnel de 9 kilómetros de longitud que empieza después de la parada de Eigergletscher, perforado en la roca del Eiger y del Mönch. Este tren el año pasado cumplió 100 años, con esto esta dicho todo acerca del pueblo suizo, sus infraestructuras, su visión, su inteligencia. El precio del billete del tren sin descuento ronda los 150 € y a diario puede haber allí del orden de 1000 personas de media, así que echad cuentas…
La subida en tren desde Grindelwald es también espectacular, primero se sube hasta Kleine Scheidegg ya que allí hay que hacer un transbordo porque cambia el ancho de vía. El tramo final hasta Kleine Scheidegg es impresionante ya que va paralelo a la cara norte del Eiger. Decir también que la estación de Kleine Scheidegg la inauguraron en 1893…casi nada…
Desde Kleine Scheidegg se llega a la estación de Eigergletscher; durante este trayecto se tienen unas vistas inmejorables de los glaciares del Eiger, Mönch y Jungfrau, hasta que se entra en el túnel que tiene dos paradas, Eigerwand y Eismeer, en las que te puedes bajar para poder contemplar las vistas a través de unas enormes cristaleras. Desde Eigerwand se tiene la sensación de estar colgado sobre la mismísima cara norte del Eiger, brutal, de hecho, si se da la coincidencia, se pueden ver cordadas escalando muy cerquita de los ventanales. Desde Eismeer se tienen vistas hacia los glaciares de la cara sur del Eiger y Mönch, todo un auténtico espectáculo.
Finalmente se llega a la parada del Jungfraujoch a 3454 metros de altitud. Desde allí se puede hacer un tour que recorre todo lo que tienen allí arriba, que parece mentira que pueda haber todo eso allí arriba, es para verlo de verdad. Yo antes de empezar las vacaciones tenía mis dudas sobre si subir al Jungfraujoch o no, pero después de visto lo visto, es una visita obligada pese al precio. A destacar, el Mirador de la Esfinge desde el cual en días despejados se puede ver buena parte de los Alpes, las vistas del Aletschgletscher (el glaciar más largo de los Alpes y de Europa Continental), el palacio de hielo y unas salas en las que te van explicando la historia de la construcción de la línea de ferrocarril. También está la salida al glaciar, punto desde el cual parten infinidad de rutas, al Mönch, Jungfrau, Aletschgletscher, etc, etc.
Nosotros el día antes nos planteamos ir con Iker hasta el refugio del Mönchsjoch, el Mönchsjochhütte, dependiendo de cómo fueran las condiciones en el Jungfraujoch.
Cuando salimos al Mirador de la Esfinge, viento en calma, despejado y una temperatura aproximada de 5-6ºC. Cómo íbamos con ropa adecuada para esas condiciones, después de dar una vuelta por el interior del Jungfraujoch salimos al exterior camino del Mönchsjochhütte en una caminata sin dificultad que realizamos en apenas una hora. El camino lo tienen pisado con quitanieves y está balizado para que no te salgas del camino marcado. Iker se pegó una media horita caminando a mas de 3500 metros como un campeón, tirándonos bolas de nieve todo el tiempo y disfrutando como lo que es, un niño pequeño, quien nos iba a decir a nosotros que el primer refugio en el que íbamos a entrar con Iker iba a ser este.
El refugio esta literalmente colgado en las rocas y la parte que vimos, que fue la entrada, los baños y el comedor, nos pareció que estaba de lujo. Nos tomamos un chocolate bien calentito, dimos de comer a Iker y de vuelta para el Jungfraujoch por el mismo camino. En el camino de vuelta vivimos el momento desagradable de las vacaciones ya que vimos como rescataban el cuerpo sin vida de una persona que probablemente había caído desde la arista E-SE del Mönch yendo a parar al interior de una grieta del glaciar. Es increible la pericia de los pilotos de los helicópteros y de los rescatadores. Desde el helicóptero en estático descendió un rescatador hasta el interior de la grieta para recuperar el cuerpo. No sabemos si el accidente se produjo el mismo día o en días anteriores ya que había carteles con las fotos de dos montañeros desaparecidos días antes en las inmediaciones del Mönch. Os podéis imaginar el mal cuerpo que se nos quedó. La montaña, por desgracia, también tiene estas cosas.
Cuando llegamos al Jungfraujoch llegó el turno del premio de Iker, su parque, sus juegos, en esta ocasión en el interior del Jungfraujoch tienen una sala que se llama “Alpine Sensation” en la que hay una gran bola de cristal que recrea la región de la Jungfrau con trenes y telecabinas móviles, simulando el día y la noche, unos animales de madera, unas pequeñas estrellas en el techo, que hacen las delicias de los mas pequeños y de los no tan pequeños. También estuvimos viendo a los animalitos de hielo que hay en el palacio de hielo.
Después salimos al Plateau para hacernos unas fotos y de vuelta a Grindelwald en el tren cremallera en un día que fue mas largo de lo previsto ya que pensamos que el Jungfraujoch no iba a dar para tanto yendo con Iker.

Sobre la altitud, pasamos de los 1034 metros de Grindelwald a los 3657 del Mönchsjochhütte en un par de horas, cosa nada del otro mundo y que no debe suponer ningún problema. A mi me dolía un poco la cabeza pero creo que mas por sugestión y cansancio del día anterior que por otra cosa. Lo que si que es cierto es que el ritmo cardiaco se altera. En reposo en el Mönchsjochhütte, Noe tenía 54 pulsaciones y yo 72 cuando normalmente solemos tener 40 y 54 respectivamente. Sobre Iker, le íbamos preguntando cada poco tiempo si le dolía la cabeza o si se encontraba mal, y su respuesta era siempre coger una bola de nieve y tirarla lo más fuerte posible, así que muy mal no se podía encontrar. Luego comió toda su comida en el refugio y a la vuelta se echó la siesta.


Imagen
Colgados en la cara norte del Eiger desde la estación de tren de Eigerwand.

Imagen
Mönch desde el mirador de la Esfinge en el Jungfraujoch.

Imagen
Aletschgletscher desde el mirador de la Esfinge en el Jungfraujoch.

Imagen
Jungfrau desde el mirador de la Esfinge en el Jungfraujoch.

Imagen
Camino del Mönchsjochhütte.

Imagen
Camino del Mönchsjochhütte.


Imagen
Camino del Mönchsjochhütte.

Imagen
El Mönchsjochhütte colgado sobre las rocas.

Imagen
Iker en el “Alpine Sensation” en el interior del Jungfraujoch.

Imagen
Lo que vieron al terminar de perforar el túnel del Jungfraujoch ¡¡hace 101 años!! Un momento histórico, sin duda.

Imagen
En el palacio de hielo.



DOMINGO 01-SEP-2013.
Meteo: nuboso con algún claro, sin viento.
Recorrido: Telecabina Grindelwald (1034) – First (2168) – Bachalpsee (2265) – Waldspitz (1919) – Bort (1570) – Telecabina Bort – Grindelwald (1034).
Desniveles: 97 metros de subida y 695 metros de bajada.
Tiempo con paradas: 3 horas y 20 minutos (incluyendo 20 minutos de parada en Bachalpsee).


Para el último día en Grindelwald teníamos la peor predicción de la meteo. Cubierto, con muchas nubes y posibilidad de lluvia con lo cual la ruta pensada para este día, que era ir desde First hasta Bachalpsee, subir al Faulhorn y bajar a Bussalp corría peligro. Además estábamos un pelín cansados y no nos venía nada mal acortarla.
El día amaneció cubierto, pero con nubes altas y algún claro, y no tenía pinta de llover, así que después de sopesar si subíamos a First o dábamos una vuelta desde Pfingstegg, finalmente decidimos subir a First y sobre la marcha decidir que hacer.
En Grindelwald cogimos el telecabina que te deja en First pasando antes por Bort y Schreckfeld. Mientras subíamos vimos que en Bort había un súper-parque para niños, así que nos pusimos a mirar el mapa y vimos que había una bajada desde Bachalpsee hasta Bort que no era muy larga, con lo cual ya teníamos ruta: First-Bachalpsee-Bort.

En First la temperatura era algo más fresquita que en Grindelwald pero no bajaría de los 10-11ºC, así que pusimos el cortavientos a Iker y en marcha hacia Bachalpsee. El camino hasta Bachalpsee no tiene pérdida ni dificultad ni apenas desnivel, por eso es uno de los más turísticos de la zona ya que además Bachalpsee es uno de los lagos mas fotografiados de los Alpes debido a las vistas que hay desde allí con el Finsteraarhorn a la cabeza y que no pudimos disfrutar debido a la nubosidad existente.
Iker se hizo todo el camino hasta Bachalpsee el solito andando a un ritmo muy bueno, como un campeón en algo menos de 1 hora y media (se tarda una hora a ritmo de adulto). Allí nos hicimos las fotos de rigor, comimos algo y para abajo dirección Waldspitz-Bort en un descenso muy bonito en el que teníamos vistas continuamente de la zona del Finsteraarhorn y el Grindelwaldgletscher.
Comimos en el súper-parque de Bort y desde allí cogimos el telecabina que baja desde First hasta Grindelwald donde cogimos las maletas y pusimos rumbo a Lauterbrunnen.


Imagen
Empezando la jornada. Siempre con su sonrisa.

Imagen
Camino de Bachalpsee con Faulhorn asomando al fondo.

Imagen
Un traguito.

Imagen
Bachalpsee.

Imagen
Os juro que vimos la cumbre del Finsteraarhorn en el claro del fondo.

Imagen
Bajando hacia Waldspitz.

Imagen
Bajando hacia Bort.

Imagen
Espectacular Grindelwaldgletscher.

Imagen
Eso mismo debía estar pensando Iker mientras comíamos en Bort.

Imagen
Después de comer ¡¡a jugar!!

Continua en http://www.foropicos.net/viewtopic ... 20&t=29020
“Persigo la felicidad. Y la montaña responde a mi búsqueda” (Chantal Maudit).

Responder

Volver a “OTROS SISTEMAS DEL MUNDO”